lunes, 22 de julio de 2019

Los señores del humo


Cerdán, Claudio (2019)
Los señores del humo
Ediciones B, Barcelona, 560 pp
ISBN: 9788466665872


Claudio Cerdán nos conduce a través de una historia turbia, oscura y fascinante, en la que todo empieza a cobrar un significado distinto cuando, tras el impacto de las primeras páginas, un asesino en serie empieza a decapitar a sus víctimas por las calles de Madrid.
En una ciudad corrupta e inmisericorde, tres vidas perdidas chocan en su caza al asesino. Paco Faura, policía retirado que trabaja como detective sin licencia, sospecha que todo podría estar relacionado con un caso que no pudo esclarecer treinta años atrás. Mientras tanto, CJ -un antiguo mercenario- piensa que el culpable es un viejo compañero de armas. Y Aldo, un proxeneta que tuvo que huir de México cuando los narcos pusieron precio a su cabeza, perderá la cordura al creer que el pasado vuelve para vengarse.


Solo se puede salir de la crisis trabajando más y ganando menos.
GERARDO DIAZ FERRÁN, presidente de la patronal de empresarios CEOE en el 2010, dos años antes de entrar en prisión acusado de alzamiento de bienes y blanqueo de dinero.


Un policía que entregó su placa pero no pudo entregar su instinto investigador, un soldado  huyendo de unos recuerdos de guerra que vuelven para torturarle una y otra vez, un proxeneta mexicano  que ha llegado a ello más por accidente que por convicción.

Tres protagonistas únicos y potentísimos que convergen una y otra vez en la encrucijada de los caminos  que recorren y que, en principio jamás debieron haberse cruzado.

Tres vidas que se mezclan y se complican  con el fondo de la corrupción, de los sobornos, del poder que da el dinero, con el fondo de aquel Eurovegas que era un sueño para muchos y una pesadilla para muchísimos otros.

El autor se mueve continuamente entre la realidad y la ficción haciéndonos dudar a cada paso de cual es cual, nos pasea por lugares que todos conocemos aunque sea solo de escucharlos en las noticias y nos pone frente a la sordidez que hay detrás de esos nombres, la cañada real, el cobo calleja y lo que se esconde en sus naves… y se monta una hipótesis sobre los que pudo haber sido y no fue, una hipótesis que bien podría responder a lo que paso realmente, porque si algo tiene esta novela es una grandísima labor de documentación y tal vez solo cambien los nombres y los hechos no sean exactamente lo que nos ha contado o tal vez si…

La urbanización del Pocero, como se la conocía, era el paradigma del pelotazo y sobreexplotación irracional del territorio.

Claudio narra su historia con un lenguaje claro, directo, a veces soez,  un lenguaje que es el que debe ser, que no chirría porque cada una de las palabras está a la altura de los escenarios en los que se mueven sus personajes.

Se arrepintió casi al instante. El barman inició una larga diatriba racista y xenófoba cargada de tópicos que se podrían resumir en: soy un puto ignorante, no he evolucionado nada desde los tiempos de las cavernas, me siento orgulloso de mi estupidez. Luego prosiguió explicando que a sus hijos los educaba en la fe católica, que su mujer era una guarra y que un par de hostias a tiempo calman a la fiera. Aldo pensó que será un excelente proxeneta.

Es esta una novela que ahonda en lo peor del ser humano, la codicia, la envidia, los sobornos,  la droga, el juego, la especulación, el acoso inmobiliario, el cinismo de los que proclaman una verdad y viven en una diametralmente opuesta…. Una novela que hace una crítica veraz y feroz a esta sociedad y sobre todo a este país en el que nos  ha tocado vivir, porque esta novela pisa terreno firme, presente y de una realidad, de una verdad abrumadora.

Dedicó un rato a hojear los archivos  de Levy  sobre España. Muchos llevaban el membrete de la CIA y el FBI . En resumen España pasó de una república a una dictadura y luego se convirtió en monarquía. La gente que echaba de menos al tirano juró amor eterno a un rey que apenas conocían. Era pura magia. Aparte: paro, terrorismo, desigualdad, nacionalismos y un movimiento ciudadano que había desbancado a los sindicatos.
España iba a reventar en cualquier momento.

Una historia oscura en la que a duras penas se vislumbra la esperanza ni la redención que tan fervientemente buscan algunos de sus protagonistas, en la que los sucesos, a menudo te van dejando sin aliento porque son puñetazos directos a la conciencia, a lo que tenemos al lado y no queremos ver, a esa basura literal y metafórica entre la que nos hemos acostumbrados  vivir de tal manera que ya ni siquiera nos afecta el hedor.

- Esta es la realidad. Antes ayudábamos a mendigos, borrachos y drogadictos, pero estos días  alimentamos a gente de clase media que lo ha perdido todo. Son muchos, demasiados, y apenas damos abasto. No me importa si la culpa la tiene el partido rojo o el azul. Solo sé que es inhumano tratar así a un pueblo.

Una novela que queramos o no remueve nuestra conciencia, resquebraja la coraza de indiferencia en la que vivimos permanentemente, en la que las noticias de crímenes y sobornos nos rozan apenas de soslayo, se convierten en noticias que oímos pero no escuchamos, en líneas casi anecdóticas de esos flases que encontramos navegando por la red, eso que para nosotros está años luz, pero que para mucha gente es su día a día.

Camellos, prostitutas, asesinos, mercenarios de la vida y del poder, terroristas, traficantes…. Víctimas y verdugos. Un montón de protagonistas moviéndose entre la sordidez de los barrios más bajos y los pretendidos círculos del poder.

CJ asintió para sus adentros. Había visto los estragos de una economía en recesión donde las diferencias sociales eran cada vez más abruptas. Esto no era de derechas o de izquierdas: era entre los pocos de arriba y los millones de abajo. Y él trabajaba para la élite.

El autor construye una magnifica y original novela negra, en el más amplio sentido de la palabra,  un magnífico edificio con unos sólidos cimientos en los que sostener una trama que no presenta ni una sola grieta, una historia con un inicio que atrapa, una trama que mantiene la tensión y un final a la altura de las más de quinientas páginas que esta novela te hace disfrutar cada una de esas páginas a las que no sobra ni falta absolutamente nada.

Dos viejos fumando ante la puesta de sol. Los ojos fijos en un espejismo de construcciones, zanjas, retroexcavadoras y cimientos. La nada de aquel terreno sin vida. El humo escapando de sus bocas. El gobierno prohibió fumar allí. Ellos lo hacían. Eran los últimos mohicanos.

9 comentarios:

  1. Remueve y mucho este libro. Y son tiempos tan cercanos... Y como seguimos igual...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Me han impresionado muchas cosas de este autor, entre otras muchas, su forma peculiar de llevar al lector al terreno en el que expone todo tipo de corrupción ñ. Coincido contigo, no sobra ni falta nada.

    ResponderEliminar
  3. Creo que estamos de acuerdo en prácticamente todo, aunque a mí el final no me ha convencido del todo. Es dura, cruel y demasiado real. Para releer en unos cuantos años.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Creo que eso es lo que más nos ha impactado del libro, lo cercanos que nos han resultado los hechos que narra. Por desgracia son temas que a menudo escuchamos en las noticias y apenas prestamos atención. La crisis sigue, el poder sigue manejado por los de arriba y para contentarnos nos venden humo. No aprendemos del pasado, pero el autor con este libro ha removido nuestras conciencias, sin duda. Todo un descubrimiento para mí, le seguiré la pista. Genial reseña.

    ResponderEliminar
  5. Independientemente de que tocas con mucho arte todos los palos que trata la novela (que son muchos), me ha gustado especialmente lo que has comentado acerca del lenguaje utilizado, porque es el que más le cuadra a este tipo de novelas.

    La reseña, como siempre, una delicia.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. No conocía al autor pero me ha impresionado. Una novela muy dura, porque nos habla de lugares y circunstancias que tenemos a nuestro alrededor y que, desgraciadamente, nos tocan muy de cerca. Un beso

    ResponderEliminar
  7. Hola!
    El libro no deja indiferente a nadie. Ya sea por la sordidez de algunos de sus protagonistas o por la España tan vivida y real de estos últimos tiempos que plasma. Sin duda remueve por dentro.
    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Una novela negra de las de verdad, que cuenta verdades como puños y que no deja impasible a nadie.

    ResponderEliminar
  9. Una reseña a la altura de esta novela negra, negrisima, en la que nada queda al azar y que incluso el lenguaje es el que mejor le iba a la historia que se prentendía contar.

    ResponderEliminar